LAS HIJAS DE LA CARIDAD
DE SAN VICENTE DE PAÚL

SERVICIO DE PROYECTOS INTERNACIONALES

EXPERIENCIA

“La Caridad de Jesucristo crucificado que anima e inflama el corazón de la Hija de la Caridad, la apremia a acudir al servicio de todas las miserias”.
-Constituciones de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl


La mejor manera de entender la organización de las Hijas de la Caridad, consiste en compartir la experiencia vivida por las Hermanas que viven y trabajan en el mundo en desarrollo. Unidas entre ellas, las Hijas de la Caridad consagran su vida al servicio de los pobres.

Relatos, videos, biografías y aun más, les ofrecerán una visión del mundo en el que viven las poblaciones locales y las Hermanas, y las luchas y la riqueza de su trabajo en colaboración.

Verifique con frecuencia las nuevas puestas al día.


Un Orfanato Ofrece Esperanza a los Niños en Ecuador

Las Hijas de la Caridad es una comunidad religiosa de hermanas que dirige escuelas, orfanatos y centros médicos en todo el mundo. Su Hogar del Niño San Vicente de Paúl en Quito, Ecuador, está próximo y en estima en nuestros corazones, y es uno de los proyectos en los que Cross Catholic Outreach se asocia con los seguidores de San Vicente de Paúl y que ayudamos a financiar. Las hermanas dedicaron su vida consagrada a ofrecer recursos y esperanza a niños solitarios y vulnerables que no tienen padres que los cuiden. Actualmente hay 64 niños en el orfanato, donde las hermanas ofrecen un hogar seguro y afectuoso.

La guardería es, por mucho, el mayor gasto del orfanato, ya que requiere cuidadores constantemente, además de comida, fórmula, pañales y otros suministros necesarios para sus 22 bebés y niños pequeños. La Hermana María supervisa las nutritivas comidas que se preparan, y diseña los menús diarios, además de trabajar con el personal de la cocina para preparar todas las comidas.

Además, las hermanas pudieron establecer relaciones sólidas con profesionales médicos que supervisan la salud de los niños y tratan a los niños que están enfermos. Estos médicos y pediatras son necesarios, porque muchos de los niños tienen necesidades médicas específicas más allá de un sencillo cuidado y de la compasión. Con frecuencia, al orfanato llegan bebés con defectos físicos, y por esos motivos los padres no tienen modo de cuidarlos, por lo tanto, el gobierno de Ecuador se los trae a las hermanas. Un niño pequeño, Pablo, fue abandonado por su madre poco después de nacer por sufrir síndrome alcohólico fetal. Como resultado, es susceptible a diversas enfermedades y sus capacidades motrices fueron afectadas gravemente. Si no fuera por el cuidado que Pablo recibe en el Hogar del Niño San Vicente de Paúl, su vida muy probablemente se hubiera perdido, sin nadie que lo quisiera, lo sostuviera o tratara su afección única. Ahora, a través del ministerio de las Hijas de la Caridad, Pablo tiene la oportunidad de un futuro y quizá de ser adoptado por una familia afectuosa.


Lamentablemente, los niños abandonados son propensos a un mayor riesgo de sistema inmune debilitado. Por lo tanto, el orfanato presta servicio a un mayor niño de niños con enfermedades físicas y mentales. A diario, las hermanas manifiestan actos, sin decirlo, de extraordinaria piedad al cuidar a estos niños enfermos y abandonados. Cross Catholic Outreach procura respaldar este tipo de ministerio al promover los trabajos de piedad. El trabajo del Hogar del Niño San Vicente de Paúl refleja la “cultura de la piedad” que el Papa Francisco nos llamó adoptar. A medida que continuamos siendo testigos del amor de Cristo mediante los trabajos de piedad y de la Nueva Evangelización, el Hogar del Niño San Vicente de Paúl se destaca como ejemplo brillante de lo que puede hacer el amor cristiano en el mundo. Como escribió San Vicente de Paúl: “Permitamos que Dios actúe; Él completa las cosas cuando menos lo esperamos”.

Mérito: Cross Catholic Outreach
Hijas de la Caridad Provincia de Ecaudor