LAS HIJAS DE LA CARIDAD
DE SAN VICENTE DE PAÚL

SERVICIO DE PROYECTOS INTERNACIONALES

EXPERIENCIA

“La Caridad de Jesucristo crucificado que anima e inflama el corazón de la Hija de la Caridad, la apremia a acudir al servicio de todas las miserias”. -Constituciones de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl


La mejor manera de entender la organización de las Hijas de la Caridad, consiste en compartir la experiencia vivida por las Hermanas que viven y trabajan en el mundo en desarrollo. Unidas entre ellas, las Hijas de la Caridad consagran su vida al servicio de los pobres. Relatos, videos, biografías y aun más, les ofrecerán una visión del mundo en el que viven las poblaciones locales y las Hermanas, y las luchas y la riqueza de su trabajo en colaboración. Verifique con frecuencia las nuevas puestas al día.


¡El cambio es posible!

Bhoke Mwita era mutiladora y comenzó a mutilar niñas en 2008.  Comenzó a mutilar niñas después de estar enferma durante mucho tiempo, cuando se reunió con los líderes tradicionales y le indicaron que sus ancestros deseaban que fuera mutiladora. De lo contrario, continuaría estando enferma y finalmente moriría.

Durante las sesiones de conciencia, el equipo para la finalización de la mutilación genital femenina se reunió con Bhoke para rescatarla de su situación. Al principio, era muy difícil para ella creer lo que le decían, en particular porque esperaba ganar dinero con las actividades de mutilación genital femenina. Para el equipo para la finalización de la mutilación genital femenina, fue un desafío rescatar a esta mutiladora y convencerla de que dejara de mutilar niñas. Sin embargo, después de varias visitas, comprendió los efectos negativos de mutilar niñas. ¡Se convenció y decidió dejar de mutilar!

 

 

Debido a que se ganaba la vida con la mutilación, Bhoke solicitó al equipo para la finalización de la mutilación genital femenina que la ayudara a encontrar una actividad alternativa para obtener dinero. Bhoke estuvo entre las 40 exmutiladoras que asistieron al Centro de Capacitación Vocacional Rubondo en Biharamulom, donde pudo aprender sastrería. Cuando regresó, era sastre profesional.

 

 

Sin embargo, cuando los líderes tradicionales vieron a Bhoke, se enojaron con ella porque los había traicionado al no cortar a las niñas. Le dijeron que nunca lograría el éxito en su vida por haber traicionado a sus ancestros. Bhoke tuvo miedo y comenzó a temblar; después, decidió regresar a la oficina del equipo para la finalización de la mutilación genital femenina para obtener más asesoramiento.  Le recomendaron que tuviera fortaleza y que no siguiera las órdenes de los líderes tradicionales. Además, le dieron una máquina de coser para sastrería y materiales de costura. Bhoke estuvo complacida de recibir la máquina, pero cuando regresó a su casa los líderes tradicionales la asustaron nuevamente al decirle que nunca ganaría nada con la sastrería.

 

 

Lo maravilloso fue que, a pesar de las advertencias de los líderes, mucha gente acudió a Bhoke para sus servicios de sastrería. Bhoke ahora tiene una oficina donde gana suficiente dinero para sostener a su familia. Es verdaderamente un modelo de cambio y hoy educa a otras mutiladoras sobre los peligros de esta práctica tradicional.