LAS HIJAS DE LA CARIDAD
DE SAN VICENTE DE PAÚL

SERVICIO DE PROYECTOS INTERNACIONALES

EXPERIENCIA

“La Caridad de Jesucristo crucificado que anima e inflama el corazón de la Hija de la Caridad, la apremia a acudir al servicio de todas las miserias”. -Constituciones de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl


La mejor manera de entender la organización de las Hijas de la Caridad, consiste en compartir la experiencia vivida por las Hermanas que viven y trabajan en el mundo en desarrollo. Unidas entre ellas, las Hijas de la Caridad consagran su vida al servicio de los pobres. Relatos, videos, biografías y aun más, les ofrecerán una visión del mundo en el que viven las poblaciones locales y las Hermanas, y las luchas y la riqueza de su trabajo en colaboración. Verifique con frecuencia las nuevas puestas al día.


Ayuda para nuestros vecinos de Thigio, Kenia

Hacemos lo que podemos, donde podemos

Estos tiempos de COVID-19 han sido un reto para todo el mundo. En Thigio, todavía no hemos tenido ningún caso positivo, pero estamos tomando precauciones del mismo modo que si hubiera casos cercanos.

 

Nuestros programas escolares se han cerrado y es muy probable que sigan así hasta enero. De todas maneras, nuestra trabajadora social y los maestros han mantenido contacto telefónico con las familias de nuestros clientes con discapacidades. Controlamos para asegurarnos de que todos estén bien y seguros. Lamentablemente, uno de nuestros niños con discapacidades severas falleció el mes pasado. La Hermana Pat, gerente del programa educativo, asistió al funeral con algunos de los maestros. Usaron máscaras y mantuvieron la distancia, pero la familia supo que estaban allí.

 

Algunos de nuestros maestros ayudan con los jardines que hay junto a nuestros centros de educación para adultos; brindan su tiempo de manera voluntaria y cortan el césped, quitan malezas y cosechan las frutas y verduras que pueda haber. Compartimos lo que podemos con nuestros clientes y sus familias. Los maestros también ayudan a limpiar las aulas para que estemos listas para volver a abrir. Por supuesto, usan máscaras, se desinfectan las manos y mantienen la distancia.

 

Nuestro Asilo para Señoras permanece abierto. Los nuevos pacientes del hospital deben completar un análisis de COVID-19. Los que ingresan desde su casa son ingresados a una sala privada donde se los observa en busca de síntomas. Cada paciente puede tener un visitante designado que debe estar libre de síntomas, lavarse las manos y usar una máscara durante su visita. A los visitantes también se los examina para descartar que tengan fiebre. Se recomienda a los pacientes que se mantengan en contacto por teléfono con otros miembros de la familia.

 

La Clínica Holy Cross ha permanecido abierta. Los pacientes son examinados antes de ingresar a la clínica. Tanto los pacientes como el personal usan máscaras y se lavan las manos incluso con mayor frecuencia. La detección de casos de violencia de género también es especialmente importante ya que actualmente es una preocupación significativa. Las personas que viven con VIH y que asisten a la clínica han seguido recibiendo apoyo alimentario cada dos semanas.

 

La mayoría de las personas ha logrado conseguir alimentos porque somos una comunidad agrícola. De todos modos, algunos de nuestros vecinos han solicitado apoyo alimentario. Una persona con necesidad de alimentos fue Martin (se cambió el nombre para respetar la privacidad), un hombre con parálisis cerebral. Martin tenía su propia pequeña empresa de venta de jabón líquido, que lamentablemente cerró cuando se le agotaron los fondos. Se alegró mucho de recibir alimentos que le permitirán sobrevivir las próximas semanas.

 

El programa de Desarrollo de Mujeres suele llevarse a cabo en un lugar muy pequeño, por lo cual muchas actividades se han postergado. Algunas de las mujeres confeccionaron máscaras en la casa durante los primeros días de la COVID-19, antes de que hubiera máscaras fácilmente disponibles; esto las ayudó a reunir un capital y trabajar en otros proyectos desde la casa. El taller de costura dirigido por algunas de las mujeres sigue abierto y sigue obteniendo un pequeño rédito. La Hermana Elizabeth continúa brindando tutoría y orientación para las mujeres.

 

¿Qué se debe hacer? Nuestra respuesta en Thigio es que hacemos lo poco que podemos, donde podemos, para quienes podemos y en Dios Confiamos para que haga el resto. Agradecemos a quienes nos ayudan a llegar a nuestros vecinos en tiempos de necesidad y agradecemos a todos quienes están haciendo lo mismo en todo el mundo, en especial nuestro personal de cuidados de la salud y de respuesta ante emergencias.

 

Escrito por: Hermana Deborah, Hija de la Caridad, Thigio, Kenia